miércoles, 1 de julio de 2009

Obligada a crecer



Abelardo Oviedo
Hace poco más de una década la esgrima cubana figuraba entre las primeras del mundo, a causa de las resonantes actuaciones de sus deportistas en los fortísimos torneos del Viejo Continente, lides multidisciplinarias del área; y por ceñirse importantes escaños en Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales.

Después, algunas de las figuras que conformaron aquel significativo panorama dejaron el deporte activo y el relevo careció de la ejercitación adecuada para mantener el estandarte.

Hoy los esgrimistas cubanos no señorean, como entonces, en el contexto subregional, ni están en condiciones de alcanzar nueve títulos en una justa continental, como sucedió en Winnipeg, Canadá, 1999, porque han permanecido estáticos mientras se han desarrollado notablemente, por solo citar algunos, sus homólogos de Venezuela, Canadá, Estados Unidos y Colombia.
En los anteriores cuatrienios del pasado ciclo continuó la falta de fogueo y, por esa razón, en los Juegos Deportivos Panamericanos de República Dominicana (2003) alcanzaron cuatro títulos y solamente tres en los de Río de Janeiro, en el 2007.

Varios detalles les impiden retomar el sendero de la década de los años 90. Uno de ellos, y tal vez el más importante, es la carencia del armamento en el momento adecuado para aprender nuevos movimientos en los entrenamientos, así como para probarlos y perfeccionarlos en los controles internos.

El otro es la ausencia a las competencias. Los muchachos que pugnaron de tú a tú con los grandes esgrimistas europeos de su época transitaron por los escalones requeridos; y llegaron al primerísimo nivel porque acumularon el necesario volumen de asaltos de calidad.

En 1986 la federación internacional de la disciplina reconoció la actividad de los esgrimistas de la mayor isla de las Antillas y le otorgó a la entidad nacional la posibilidad de organizar una justa internacional. Primero se llamó Copa Cuba y después Villa de La Habana.

No obstante la participación de atletas extranjeros de alto rango, los anfitriones integraban las finales de las diferentes lides. Transcurrido el tiempo languideció ese realce y ahora quedan rezagados en la clasificación general.

A propósito, hace algunas semanas se efectuó otra vez el certamen internacional cubano en el Pabellón de Exposiciones del capitalino Palacio de Convenciones. Esta vez sus porfías carecieron de la categoría de Grand Prix. Asistieron a las Copas del Mundo los especialistas de florete, en las dos clasificaciones, y las sablistas.

Luego de tres años de ausencia, la mayor isla de las Antillas regresó al podio de premiación por intermedio, de nuevo, de la espadachina Zuleydis Ortiz. A diferencia del 2005 la santiaguera se adjudico la medalla de plata, -no la de bronce-, luego de caer 9-15 toques ante la rumana Ana Branza, ocupante del primer escaño del ranking del planeta y subcampeona del torneo olímpico de Beijing en la pasada temporada.

Camino a la discusión del cetro, la antillana batió a la rusa Olga Koncheva (15-11), a las canadienses Joanna Guy (15-10) y Ainsley Switzer (13-11) y en semifinal a la germana Monica Sozanska (13-11), la misma que la sacó de competencia el pasado año. Ortiz exhibió un accionar adecuado en el asalto crucial, pues trabajó bien sobre los errores de Branza. Quiso asegurar la victoria mediante el mismo concepto ofensivo debido a la escasa confianza en los nuevos planteamientos tácticos. Como es lógico, esa táctica se desvaneció tan pronto la europea desenmascaró su rutina.

Opina el comisionado nacional

La esgrima criolla está obligada a crecer. No solo para mitigar la nostalgia que invade a sus seguidores, sino para recuperar la reveladora presencia en el exterior. Pero continuará inmersa en la adversidad mientras la Copa del Mundo constituya la primera competencia de envergadura para sus exponentes.

El comisionado nacional de la disciplina, Heriberto Morejón, coincide con ese parecer y apunta: “La federación internacional convoca anualmente 15 competencias de cada arma. Unas tienen categoría de Grand Prix y otras de Copa del Mundo. El Villa de La Habana es una de las últimas lides del calendario. A los europeos les resulta muy fácil perfeccionar sus nuevas tácticas antes de viajar a nuestro país, pues intervienen en varias competencias organizadas por sus vecinos.

“Ahora nuestra mayor preocupación no es solo el adiestramiento de los integrantes de las preselecciones nacionales; queremos rescatar los clásicos Manuel Permuy y Nancy Uranga, entre otros, porque esos encuentros incrementarán el nivel del deporte. Antes de terminar esta temporada realizaremos el Permuy y la I Copa Cerro Pelado. Para ambas justas invitaremos a las selecciones provinciales,” subrayó el directivo.

El campeonato mundial de ese año, se efectuará en Turquía en octubre. Morejón puntualizó: “No contemplamos ese certamen en la planificación para la actual campaña. Pensamos más en los próximos Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe que acogerá la ciudad puertorriqueña de Mayagüez. Por eso decidimos que los cinco mejores esgrimistas de cada modalidad viajen en julio a Venezuela y realicen un intercambio con los tiradores de esa nación. Esa estancia será beneficiosa, pues los sudamericanos ya poseen rango continental.”

Cada una de las lides propició el surgimiento de novedades. Las primeras afloraron cuando el floretista israelí Or Tomer, primero en el 2006, cedió en la preliminar ante el campeón defensor Peter Joppich (ALE) por 12-15 unidades. Y el germano, campeón en el 2003, 2007,2008 y del campeonato mundial celebrado en Turín, Italia, en el 2007, perdió en la semifinal el debate con el ruso Artem Sedov también por 12-15 golpes. El nuvo rey es el japonés Auki Ota, que superó a Sedo 15-5 toques.

Emergieron otras nuevas no menos interesantes en las modalidades de espada y florete para damas. Por primera vez una japonesa obtuvo un lauro en el foro. Nozomi Makano, campeona nacional de su país en espada, compartió el tercer escaño con la germana Monika Sozanska.


Mientras, Canadá acumulaba una amargura en esa especialidad, pues Sherrain Schalm, titular en el 2008 y séptima en la actual escala universal, cedió ante su coequipera Joanna Guy en la porfía por incluirse entre las 16 mejores.

En florete para damas sobresalió Sylwia Gruchala, medalla de bronce en Atenas 2004, por lograr una ventaja de 15-7 ante su coterránea Malgorota Wojtkowiak.

Otros sucesos... que por últimos no son menos importantes están relacionado con la participación extranjera en los certámenes. Esta vez no desembarcó en la capital cubana la escuadra italiana; y una discreta muestra caracterizó la asistencia francesa. Los amantes de la esgrima extrañaron los habituales escándalos de los azurri cuando el presidente del tribunal emite un fraseo adverso; y el estilo clásico de hacer esgrima de los encumbrados tiradores franceses.

2 comentarios:

Jackeline dijo...

Hola
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiesj0801@gmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

Rofes Deportes dijo...

Hola, brother. UN saludo y un abrazo sinceros para ti y tu familia desde Los Angeles, California.. No te olvido nunca. Me puedes escribir. Tu blog esta de primera, te felicito. Tu amigo...
ROFES/.